¿Qué es la Audiología?

La Audiología es la rama ciencia que se ocupa de diagnosticar las patologías del oído, de explorar su fisiología y anatomía y de la prevención, tratamiento y rehabilitación de trastornos auditivos. En resumen, es la ciencia que se encarga de cuidar la salud auditiva, por lo general, mediante una prótesis llamada audífono.

Pero, ¿qué es un audífono?

Un audífono es un dispositivo electrónico, que notifica, amplifica y transforma el sonido para permitir una mejor comunicación.

Los audífonos reciben el sonido a través de un micrófono, que luego convierte las ondas sonoras en señales eléctricas. El amplificador aumenta el volumen de las señales y luego envía el sonido al oído a través de un altavoz.

Los audífonos pueden clasificarse por su forma y por su funcionamiento.

Tipos de audífonos

Por su forma, podríamos diferenciar entre:

  • Los audífonos CIC ( por sus siglas en inglés "Completly In Canal") están fabricados a medida para quedar ocultos dentro del canal auditivo y tienen un hilo para una fácil extracción. Debido a su pequeño tamaño son muy estéticos y cómodos pero son más propensos a obstruirse o ser dañados por el cerumen de los oídos. Por lo general son usados para pérdidas entre leves a moderadas.
  • Los audífonos intracanales o ITC ("In The Canal") están también diseñados a medida para ajustarse al tamaño y a la forma del canal del oído, pero son de un tamaño mayor por lo que pueden usarse en casos de pérdida de audición hasta moderadamente severa.
  • Los audífonos RITE o RIC("Receiver In The Ear", “Receiver In Canal”) son aquellos en los que el auricular se aloja en el interior del conducto auditivo externo mientras que el micrófono y el amplificador quedan recogidos en una pequeña carcasa detrás de la oreja.
    Fueron patentados en 2001 y cambiaron la manera en la que los audífonos procesaban la señal, sustituyendo la tecnología existente hasta el momento. Pueden cubrir un rango mucho más amplio de pérdidas auditivas debido a la posibilidad de sustitución del auricular.
  • Los audífonos retroauriculares o BTE ("behind the ear") se denominan así por su colocación, ya que se colocan detrás de la oreja.
    Constan de una carcasa donde están los componentes electrónicos y mediante un tubo están conectados a un molde, generalmente fabricado a medida, que puede ser rígido o de silicona. El sonido se desplaza a través de éste al interior del oído. Los BTE pueden ser usados por personas de todas las edades con pérdida de audición de leve a profunda.
  • Los audífonos Power, son los audífonos más potentes, el paso previo a los implantes auditivos, son solamente para perdidas profundas y su tamaño es el mayor para producir una amplificación estable del sonido. Siempre van con un molde a medida de silicona para evitar que se escape el sonido.

Por su funcionamiento diferenciaríamos entre audífonos digitales y analógicos.

  • Los audífonos analógicos son los más antiguos porque aplican una ganancia (potencia) lineal, es decir que a diferentes intensidades de sonido captado por el micrófono, el audífono aplicará la misma potencia para todos. Esto conlleva que los “ruidos” suelen ser elevados y molestos para el usuario.
  • Por otro lado los audífonos digitales permiten hacer distinción entre frecuencias, pudiendo modificarse la ganancia de manera independiente en cada canal o banda frecuencial, produciendo una mejora en la sensación sonora del paciente